Cuando un aroma sana el cuerpo y el alma (2da parte)

Aceites esenciales

Odoo • Imagen y texto

 

La aromaterapia ha demostrado ser particularmente activa en la prevención y tratamiento de trastornos relacionados con el estrés y la ansiedad, dolores musculares y reumáticos, problemas digestivos, irregularidades menstruales, malestares menopáusicos, insomnio y depresión.

Es así como, en general, los beneficios de la aromaterapia son amplios y permiten una mejora de la salud física, anímica y emocional. Los aceites esenciales tienen la capacidad de estimular el sistema inmunológico y por lo tanto ayudar al organismo a defenderse de microorganismos patógenos. Es importante conocer que existen pruebas de laboratorio hoy en día que confirman la eficacia de la aromaterapia en contra de ciertas bacterias, virus, hongos y parásitos.

En una primera etapa, prácticamente todos los aceites deben diluirse antes de aplicarse, excepto el árbol de té y la lavanda. Los Aceites Esenciales están presentes en diferentes partes de las plantas:

En las Flores: Lavanda, jazmín, rosa, ylang-ylang

En las hojas: Citronela, romero, eucalipto, pino, ciprés

En la madera: Sándalo, eucalipto, canela

En la raíz: Vetiver, sándalo

En la cáscara y en los frutos: Limón, naranja, lima, bergamota, mandarina

En toda la planta: Menta, geranio, albahaca

Los aceites esenciales son extraídos de diferentes formas, pero la más conocida es la destilación al vapor.  Es el método de extracción más usado y se lleva a cabo en un alambique. Las minúsculas gotitas de aceite se desprenden de ella mediante vapor. En esta condensación el aceite se separa del agua dando dos productos: el Aceite Esencial y el Hidrolato o Agua Vegetal.

Por último te queremos contar que ciertos aceites son fabulosos para usarlos en estos tiempos de Covid-19, por ejemplo:

Árbol de té: fungicida, antiséptico, tónico cardiaco, sudorífico.

Eucalipto: antiséptico, antiespasmódico, cicatrizante, desodorante, expectorante, estimulante, diurético y depurativo.

Lavanda: antiespasmódicos, antisépticos, cicatrizantes, diurético, repelente de insectos, anti-migrañas, hipotenso, antiparasitario, sudorífico, expectorante y antirreumático.

Manzanilla: analgésico, antialérgico, anticonvulsivo, antidepresivo, antialérgico, antiespasmódico, diurético, cicatrizante, digestivo y sedante.